jueves, 4 de junio de 2015

La increible historia de Mademoiselle Marcelle Lapompe



Desde hace ya unos años, anda circulando por la red un curioso documento con marcas de haber estado doblado mucho tiempo, una pequeña rotura que estuvo cubierta por un poco de cinta adhesiva que ya ha desaparecido, y los bordes muy desgastados. A lo que parece es el menú, o mejor dicho, la lista de precios que una tal Mademoiselle Marcelle Lapompe ha fijado para cada uno de los servicios de su establecimiento: un lupanar parisino situado en la calle Chat Noir, número 69.

Si uno apoya sus rudimentarios conocimientos de francés, en la desbordante imaginación que inspira un papel de estos, podrá entender las diferentes variedades de servicios que se ofrecen en él, lo ajustado de sus precios e, incluso, la explicación de los trabajos más complejos que se ofrecen…

Pues bien, el otro día recuperé esta fotografía que tenía guardada en una de esas carpetas que todos solemos llenar de imágenes curiosas que encontramos por la red –y que aprovecho para emplear como fuente del salvapantallas-, y me puse a curiosear qué es lo que podía llegar a saber de la tal Mademoiselle Marcelle Lapompe.

Lo que me encontré fue que se trataba de un engaño o, como se dice ahora un fake o un fenómeno vírico, que ha circulado de un lado a otro en diferentes formatos, y saltó a internet hace ya un montón de años. Yo, en concreto, la fecha más antigua que he encontrado en la red de referencia a este papel es del 15 junio 2000. 


Hay dos cosas que dejo claras del documento antes de empezar:

- No es una falsificación moderna, envejecida artificialmente por medio digitales tipo Photoshop.

- Tampoco es lo que dice ser, es decir: el catálogo de precios y servicios del establecimiento de Mademoiselle Marcelle Lapompe. De hecho, nunca ha existido, según dicen, una rue du Chat Noir, inventada seguramente como un guiño a aquél famoso cabaret de la época, que llevaba ese nombre. Lo del número 69, no hace otra cosa que resaltar la intención de la persona que creó el documento.

¿Pero se sabe quién fue, y desde cuando circula este documento por ahí?, y lo que a efectos de lo que nos interesa en este mundo de hoy ¿merece la pena saberlo? Les respondo: si se sabe, y depende de lo que usted considere que merece la pena conocer.

Paso a explicarme.

Marcelle Lapompe no es sino otro de los numerosos seudónimos que empleó Renée Dunan (1892-1936 o 1944), novelista erótica, feminista, propagandista de izquierdas, militante pro-nudista y otras muchas cosas más, entre las que se incluyen dos “ismos” muy propios de la época como fueron el Dadaísmo y el Surrealismo.

Pero por lo que sobre todo se distinguió, es por ser autora de textos eróticos y libertinos.



Y es en uno de estos textos, el titulado "l'histoire d'une prostituée", donde Dunan hace aparecer a Mademoiselle Marcelle Lapompe, la cual se presenta al lector del siguiente talante:

Bonjour, je m’appelle Marcelle Lapompe, péripatéticienne presque agréée.
La plupart du temps je tapine à mon compte.
Des fois avec des collègues.
Baisage en levrette, Savonette impériale, Voyage en terre jaune … Je lui ai tout proposé, il n’a rien voulu prendre. Même pas un glougoutage du poireau. Et pourtant, si, je glougloute avec de la menthe.
Hier soir, j’en ai branlé sept ou huit, avec une seule main.
En général, ils préfèrent ma main droite. De la gauche, je leur chatouille la cuisse, et après j’enfile un doigt dans l’orifice de leur choix (en principe, le troufignon). Mais en ce cas, il faut rajouter deux francs et vingt-cinq sous. Et si le cul n’est pas propre, je prends encore trente-trois sous.
Trente-trois, c’est l’âge du Christ.
Moi, je vais à la messe tous les dimanches.
Comme vous voyez, je manie bien la langue.
Marcelle Lapompe, c’est moi.
N’écoutez pas ceux qui racontent que mon vrai nom ce serait Renée Dunan.
Fumisterie. Est-ce que j’ai une gueule de Renée ? Non, j’ai une face de Marcelle. Et puis moi, contrairement à d’autres, je ne porte pas de culotte en jersey de soie.
Pourtant, il est joli mon catalogue.
Ma maison ne manque pas de clients.
Je l’ai appelée le Sénat.
Parfaitement je glougloute du poireau de sénateur, mais pas que, et sans carte professionnelle!
Je fais du suçage à la menthe clandestin.
Mon meilleur cru, c’est la pissette sur la quéquette (ou dans la bouche).

Llama la atención su estilo dadaísta, caótico y rupturista. Como tal, puede resultar divertido, pero también difícil de leer. Parece ser casi un juego en el que la autora quiere ocultar algunos secretos, dobles sentidos y sorpresas para los iniciados –muchas veces sus conocidos-, lo cual podía hacer que, para los que no lo fueran, resultara un tanto tedioso.

No obstante, Dunan no se tomó  demasiado en serio el Dada, una vez que comprobó que se había transformado en un callejón sin salida, y continuó explorando en los terrenos de la literatura erótica y libertina con su propio nombre, o con alguno de sus numerosos seudónimos: Monsieur de Steinthal, Chiquita, Ethel Mac Singh, Luce Borromée, Laure Héron, Renée Camera, Spaddy, Louise Dormienne, A. de Sainte-Henriette, nuestra Marcelle La Pompe, y otros muchos que iba creando según sus apetencias.

Con ellos tuvo la oportunidad de firmar una enorme cantidad de obras, artículos, libelos y ensayos. La visión que refleja Dunan en sus obras es bastante particular para su época, pues entiende la sexualidad como algo inherente al ser humano, y mostraba en el caso concreto de la mujer, una irreductible actitud militante que postulaba por la su total libertad en dicho campo, sin tabúes ni ocultaciones. Todo esto, en aquella época, hizo que gran parte de sus obras fueran prohibidas según iban a salir de la imprenta.

Pero no voy a alargarme más. En resumidas cuentas, el cartel en cuestión no es otra cosa que una falsificación, muy buena que ha sobrevivido latente a lo largo de todos estos años, desde el momento mismo de su creación allá por el 1923. Como reclamo publicitario de una de sus obras, ha demostrado ser muy efectivo, y si se trata de una obra en sí, es a mi entender de lo mejor que ha salido de la factoría dadaísta.

No obstante Renée mostró ser coherente en sus actos hasta el final, invitando a quién lo quiera a seguir jugando con el misterio: ¿cuándo murió Renée Dunan? Según algunas fuentes, el 8 de agosto de 1936. Pero nada es tan sencillo con ella: existen cartas que –dicen- se ha verificado que escribió en el año 1938, también que estuvo en la localidad de Sainte-Maxime en los años 40, y se sospecha que cambio su identidad por la de un tal Georges Dunan, el cual afirmaba ser autor de obras de Renée, y murió en Niza en diciembre de 1944.

Hasta en su muerte y desaparición hay un juego de luces y espejos. 

Bien joué, Renée!

8 comentarios:

  1. Y mejor vivido,
    toda un carácter.

    y hermoso artículo, si señor.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Qué buenas migas hubieran hecho ustedes, Doña Frine!

      Gracias y Salud!

      Eliminar
  2. O sea, que Renée inventó los nicks bajo los cuales nos duplicamos, triplicamos, cuadruplicamos... Muy interesante, sí señor.

    ResponderEliminar
  3. Un ser humano singularísimo en una época donde la joie de vivre era mucho más que una actitud gestáltica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era la época en sí. Quizá la crisis de la casposa mentalidad decimononica, los terrores de la Gran Guerra... vaya usted a saber, pero el caso es que se vivía, o pretendía vivir, intensamente.

      Eliminar
  4. Entonces el menú es como dicen ahora un atrezo para una novela. Lo de los múltiples avatares puede ser para poder seguir jugando a candy crush, porque visto lo visto a lo mejor sigue viva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo que se inventa hoy en día, lo mismo es responsable de eso de las sombras de Grey, aunque no: hablamos de una autora de cierta calidad...

      Eliminar